¿Qué es discriminar?

¿Qué es discriminar?
Discriminar es juzgar al otro; separar injutamente, ya que todos somos iguales. El color de piel, el idioma, el sexo, la situación social, NO HACE AL SER HUMANO. Es un hecho desagradable que, lamentablemente, la gran mayoría de las personas comete. "No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti"

¡¡¡Bienvenidos!!!

Nosotros, alumnos del Instituto Técnico San Cayetano organizamos este Blog, a partir de propuestas que surgieron en el aula en Construcción de la Ciudadanía.

Este Proyecto se ha iniciado en el año 2008 y continuado en el 2009 y 2010. Y ahora en el 2013 por los alumnos de 2* año de la Escuela Secundaria, siguiendo las huellas de los que nos precedieron en este emprendimiento.

Este año llevamos la iniciativa: Melany, Sofía, Celina, Camila, Sol, Carina, Agustín, Lautaro, Gabriel, Federico B., Juan, Federico C., Jonathan, Taiel, Lucas, Esteban, facundo, Erick, nahuel, Ariel, Santiago, Franco, Rodrigo, Gabriel y el profe Jorge.

Dentro del mismo encontrarán: fotos, testimonios, hechos históricos, noticias, consejos, puntos de vista, encuestas, videos, músicas, frases, etc. sobre este tema que tanto nos preocupa e interesa.

Esperamos que ustedes lo disfruten al igual que nosotros y esperamos sus opiniones.

lunes, 18 de agosto de 2008

Cuento: Los tres orantes

Un frío domingo de elecciones gubernamentales, se encontraban en el templo de una parroquia tres personas. Gustavo, un político encumbrado y rico, que rezaba mientras en un local cercano, sus partidarios seguían el recuento de votos. "Pancho", un hombre sencillo que por más que buscaba, no conseguía trabajo. Y Juan, persona de clase media, que se sentó mas atrás, buscando por la cercanía de la estufa el lugar mas tibio.

La oración de Gustavo, estaba referida a la elección, y le pedía a Dios en voz alta, que resultase ganador. Pues con el cargo en su poder, compraría las casa‑quintas que siempre soñó, y podría "acomodar" en algún puesto a sus familiares; tendría la fama y el respeto de los demás, mucha gente a su servicio, y sobre todo (gracias al dinero que se maneja en el poder) , no necesitaría trabajar más.

"Pancho", un banco más atrás, y también en voz alta, solo pedía a Dios repetidamente, un plato de comida.

En tanto Juan, no rezaba, no pedía ni ofrecía nada, solo escuchaba a los otros dos presentes en el templo. Sintió deseos de corregir al político en su ambición, pero calló, total ya había votado en blanco; y pudo decirle al pobre que su primo necesitaba un empleado, pero no lo hizo; y así se quedó sentado en la tibieza de su banco.

En eso entra un partidario de Gustavo y le comenta en voz baja que están perdiendo las elecciones. Este, enfurecido, se queja diciendo que Dios no lo escucha porque el pobre "Pancho" lo entretiene con sus estúpidas peticiones. Entonces mete la mano en su bolsillo y (para sacárselo de encima) le da algo de dinero, diciéndole de mala manera que lo tome pues ahí tiene para dos platos de comida. "Pancho" agarró la limosna y clavando sus ojos en el sagrario, le agradeció profundamente a Dios, el haberle dado el doble de lo que le pidió. Y se marchó pasando al lado de Juan, (que hacía como que no veía nada) y dejando atrás los ruegos (cada vez más desesperados) de Gustavo hacia Dios, que parecía no escucharlo...

Autor: Lito Balabanián
http://somoscatequistas.blogspot.com/

NOTA:
El autor, amigo, hermano y colega, ha publico el libro "El Dios escondido" de Ediciones San Pablo, Argentina. Agradecemos al mismo el acercarnos el texto y su generosidad para publicarlo.

1 comentario:

El Príncipe Blu dijo...

Buenas, muchachos. Les habla John, director de Makondo Universal (makondouniversal.espaciolatino.com). Me dirigjo a ustedes por su perfil. En la página de Makondo tenemos una sección que dice Reflexión, convicción y creencias. El problemas es que no muchos se atreven a escribir a allí. Sería muy bueno que todos ustedes participaran de esa sección enviando sus escritos a makondouniversal@gmail.com. Gracias por todo.