¿Qué es discriminar?

¿Qué es discriminar?
Discriminar es juzgar al otro; separar injutamente, ya que todos somos iguales. El color de piel, el idioma, el sexo, la situación social, NO HACE AL SER HUMANO. Es un hecho desagradable que, lamentablemente, la gran mayoría de las personas comete. "No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti"

¡¡¡Bienvenidos!!!

Nosotros, alumnos del Instituto Técnico San Cayetano organizamos este Blog, a partir de propuestas que surgieron en el aula en Construcción de la Ciudadanía.

Este Proyecto se ha iniciado en el año 2008 y continuado en el 2009 y 2010. Y ahora en el 2013 por los alumnos de 2* año de la Escuela Secundaria, siguiendo las huellas de los que nos precedieron en este emprendimiento.

Este año llevamos la iniciativa: Melany, Sofía, Celina, Camila, Sol, Carina, Agustín, Lautaro, Gabriel, Federico B., Juan, Federico C., Jonathan, Taiel, Lucas, Esteban, facundo, Erick, nahuel, Ariel, Santiago, Franco, Rodrigo, Gabriel y el profe Jorge.

Dentro del mismo encontrarán: fotos, testimonios, hechos históricos, noticias, consejos, puntos de vista, encuestas, videos, músicas, frases, etc. sobre este tema que tanto nos preocupa e interesa.

Esperamos que ustedes lo disfruten al igual que nosotros y esperamos sus opiniones.

lunes, 1 de septiembre de 2008

** DISCRIMINACIÓN RELIGIOSA **


Así, como el hombre es un ser social, y es propio de su naturaleza; es difícil negar que es natural al hombre la búsqueda de la trascendencia. En esta búsqueda el hombre encontró diferentes, variadas y múltiples respuestas.

Así podemos encontrar en las etapas más antiguas, un hombre que busca lo sagrado en la misma naturaleza, reconociendo al sol o la luna, árboles o refugios, montañas o ríos, donde era presencia de lo santo. Este hombre siente en su interioridad la nacesidad de lo ritual, expresión sublime, para su comunicación con lo numinoso y lo mágico es parte de ello.

Es así que en la Edad Antigua encontramos civilizaciones donde aparecen sendas divinidades como interrogantes del hombre, teniendo un dios para cada momento de su vida, para el origen del universo, para el fundamento de instituciones, etc. La vivencia del hombre religioso está enlazada con la vivencia comunitaria, el culto es público y, en algunas comunidades, una tarea prácticamente civil, fácilmente visible en los egipcios, asirios, persas, romanos y griegos.

También en la edad antigua nos encontramos con comunidades donde se expresa una manifestación de lo divino (revalación) quedando esta plasmada en libros, que en el transcurso del tiempo serán considerados sagrados. Y la posibilidad de trascender irá en sintonía con la meditación y la vida ascética. También en algunos, ya no aparece una naturalista - animista o politeísta, sino la posibilidad de unirse plenamente a lo divino. Así es que encontramos al Budismo, Confucionismo, Taoísmo, Hinduismo, Sintoísmo.

En la misma Edad Antigua surge una nueva forma de lo religioso: la manifestación de lo Santo, como Uno, simple, indiviso e inmutable; en donde será fundamental la via ritual, pero sin dejar de lado lo moral, doctrinal e interioridad. En esta etapa encontramos al Judaismo, Cristianismo, Islam.

En la Edad Medieval aparece un fuerte crecimiento del Cristianismo y un avance del Islam. Muchas veces estos avances con hechos poco religiosos y violentos; quizás por el convencimiento de rescatar al hombre, pero no podemos justificar los hechos en sí mismos.

Con el Renacimiento, con la fragmentación del cristianismo, hay una separación del estado y lo religioso. La vivencia de lo religioso se restringe a lo particular e individual.

En la Ilustración, donde la Razón quiere ocupar el lugar central de la vida del hombre, surge el reconocimiento del derecho a la libertad religiosa: esto es, respetar a aquel que posee una u otra creencia y respetar al que no posee ninguna.

A partir de aquí, aparecerán más pensadores, que formulan su descreimiento, su no necesidad de adherir a una creencia, y colocar al hombre por encima de toda realidad, fundamentandose en lo social o en lo científico o en lo político o en lo filosófico; ejemplos podríamos señalar: Marx, Nietzsche, Sartre, entre otros.

Sería importante detenernos ahora y pensar ¿qué es tolerancia religiosa?
Muchas veces se piensa en respetar al otro en su creencia, pero considerarlo un necio o un inmaduro de la humanidad porque adhiere a tal o cual religión.
Muchas veces no se respeta al otro por la simple ignorancia y ante el temor del misterio, mejor ridiculizar opiniones.
Muchas veces juzgar de soberbios a los que no han encontrado o no quieren buscar el aspecto trascendente en su vida.

Para finalizar, uno en lo personal, está muy convencido de su vivencia como ser religioso o como no-ser religioso, lo importante entre ambos será: de parte de uno aceptar que el otro por su experiencia de vida no ha descubierto lo sagrado y del otro que no hay infantilismo en la creencia.

Aprendamos a vivir de lo diferente, unos rezando por aquellos que no encontraron un camino; otros aceptando que el otro algo habrá encontrado que lo sedujo y transformó. Si aceptamos, que cada uno desde su experiencia puedo llegar a los trascendente o desde su vivencia nada ha encontrado, todos podemos vivir en paz, armonía y unidad. El no creyente pensando que todos nos unimos en la humanidad; el creyente en que todos nos unimos en la divinidad.

Jorge
Tag Blogalaxia:

3 comentarios:

paty dijo...

gostei do blogue

NO A LA DISCRIMINACION dijo...

Paty: Obrigado por sua visita. Aguardamos novamente

NO A LA DISCRIMINACION dijo...

Se da inicio al tópico DISCRIMINACIÓN RELIGIOSA, o DISCRIMINACIÓN POR RELIGIÓN, O DISCRIMINACIÓN POR CREENCIA