¿Qué es discriminar?

¿Qué es discriminar?
Discriminar es juzgar al otro; separar injutamente, ya que todos somos iguales. El color de piel, el idioma, el sexo, la situación social, NO HACE AL SER HUMANO. Es un hecho desagradable que, lamentablemente, la gran mayoría de las personas comete. "No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti"

¡¡¡Bienvenidos!!!

Nosotros, alumnos del Instituto Técnico San Cayetano organizamos este Blog, a partir de propuestas que surgieron en el aula en Construcción de la Ciudadanía.

Este Proyecto se ha iniciado en el año 2008 y continuado en el 2009 y 2010. Y ahora en el 2013 por los alumnos de 2* año de la Escuela Secundaria, siguiendo las huellas de los que nos precedieron en este emprendimiento.

Este año llevamos la iniciativa: Melany, Sofía, Celina, Camila, Sol, Carina, Agustín, Lautaro, Gabriel, Federico B., Juan, Federico C., Jonathan, Taiel, Lucas, Esteban, facundo, Erick, nahuel, Ariel, Santiago, Franco, Rodrigo, Gabriel y el profe Jorge.

Dentro del mismo encontrarán: fotos, testimonios, hechos históricos, noticias, consejos, puntos de vista, encuestas, videos, músicas, frases, etc. sobre este tema que tanto nos preocupa e interesa.

Esperamos que ustedes lo disfruten al igual que nosotros y esperamos sus opiniones.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Película: El hombre elefante - Lynch

video

Estados Unidos, Gran Bretaña. 1980. Drama.

Director: David Lynch.
Intérpretes: John Hurt, Anthony Hopkins, John Gielguld, Anne Bancroft.

Un eminente cirujano y profesor universitario llamado Frederick Treves descubre en una feria ambulante a un joven que es utilizado vilmente como espectáculo de freaks.

Su nombre es el de John Merrick, un personaje deforme a causa de un accidente sufrido por su madre con un elefante en tierras africanas cuando aquella se encontraba embarazada.
Merrick, un ser que derrocha amabilidad y bonhomía con la gente que le rodea, intentará ser ayudado en su inhumano sufrimiento por el caritativo médico.

Sensacional película llena de emotividad y efusión afectiva. David Lynch utiliza aquí su trazo más sensible para dibujar con mano maestra la triste vida de John Merrick, dramatizando el caso real hasta extremos harto dolorosos, dolor que van padeciendo con el personaje principal los propios espectadores (hasta tal punto está conseguido el sentido de la compasión y desconsuelo que desprende la extraordinaria caracterización de John Hurt.