¿Qué es discriminar?

¿Qué es discriminar?
Discriminar es juzgar al otro; separar injutamente, ya que todos somos iguales. El color de piel, el idioma, el sexo, la situación social, NO HACE AL SER HUMANO. Es un hecho desagradable que, lamentablemente, la gran mayoría de las personas comete. "No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti"

¡¡¡Bienvenidos!!!

Nosotros, alumnos del Instituto Técnico San Cayetano organizamos este Blog, a partir de propuestas que surgieron en el aula en Construcción de la Ciudadanía.

Este Proyecto se ha iniciado en el año 2008 y continuado en el 2009 y 2010. Y ahora en el 2013 por los alumnos de 2* año de la Escuela Secundaria, siguiendo las huellas de los que nos precedieron en este emprendimiento.

Este año llevamos la iniciativa: Melany, Sofía, Celina, Camila, Sol, Carina, Agustín, Lautaro, Gabriel, Federico B., Juan, Federico C., Jonathan, Taiel, Lucas, Esteban, facundo, Erick, nahuel, Ariel, Santiago, Franco, Rodrigo, Gabriel y el profe Jorge.

Dentro del mismo encontrarán: fotos, testimonios, hechos históricos, noticias, consejos, puntos de vista, encuestas, videos, músicas, frases, etc. sobre este tema que tanto nos preocupa e interesa.

Esperamos que ustedes lo disfruten al igual que nosotros y esperamos sus opiniones.

miércoles, 30 de julio de 2008

Una historia... Antonio y sus 62 años

Hace poco tiempo Ana se conviertió en gerente de una empresa que desarrolla software. Ella está convencida que podrá aumentar las ventas y la productividad si emplea a un representante más joven y con mayores conocimientos tecnológicos.
Antonio, el representante del mercado actual de la empresa, es un hombre trabajador, que ha estado muho tiempo en la empresa y conoce cada detalle de la misma y en los últimos tiempos ha realizado un trabajo espléndido, culminando una publicidad altamente exitosa que generó mucho movimiento en toda la empresa, incluso trayendo nuevos clientes.

Pero Antonio tiene 62 años...

A pesar de su trabajo, esfuerzo y dedicación, Ana despide a Antonio.
Ella decía -total está cerca de la jubilación y hay que dar lugar a otro-.

Y ese lugar fue ocupado por Ramón, que tiene 31 años. Ana jamás consideró el trabajo, empeño, capacidad de Antonio. La edad fue, increíblemente, su peor enemigo.

Adrián

2 comentarios:

MEYHEM dijo...

se tiene que dejar paso a la gente joven. Es una realidad que con el avance de la edad menos neuronas se tiene, el rendimiento del cerebro no es el mismo y creo que un programador de 31 puede rendir mas que uno de 62. No creo que sea un caso de discriminación sino simplemente un caso de realismo demoledor.

Jabuga dijo...

Meyhem, es cierto que se debe dejar paso a la juventud, pero no rechazando la madurez y la experiencia. En el mercado laboral hay sitio para todos, aunque lamentablemente no se sepan explotar las capacidades de cada trabajador (así nos va). No conozco programadores de 62 años pero comerciales, como se comenta en esta entrada sí, y en la labor comercial influye tanto la buena presencia como la empatía, el "saber hacer", los conocimientos y la psicología. Dotes que suelen aumentarse con la experiencia.
En la entrada se dice expresamente que la empresaria no consideró el trabajo, empeño, capacidad de Antonio, sólo su edad y quizás escasa formación técnica. Este último punto es fácilmente superable por los empresarios que se molestan en formar a sus empleados, que son los menos, por cierto.
El realismo de la entrada es indudable, y la manifestación de una hiriente discriminación por edad, también.